INFECCIONES URINARIAS ASOCIADAS
A CATETERISMO VESICAL (CV)

(Catéter vesical es usado como sinónimo de sonda vesical y viceversa)

 


Publicada en:
Revista Visión. Vol.5 Nº 19. Diciembre 2000

CUADRO I

ESTUDIOS REALIZADOS PARA MEDIR LA EFICACIA DE LOS CATÉTERES IMPREGNADOS EN OXIDO DE PLATA O ANTIBIOTICOS

1995

Riley realizó un estudio randomizado con catéteres de silicona impregnados en óxido de plata. No pudo demostrar la eficacia de estos catéteres en prevenir la ocurrencia de bacteriuria relacionada. Se produjo un aumento de casos de bacteriuria en pacientes varones, cuyo agente causal fue el estafiloco.

1997

Morris realizó un estudio testeando 18 catéteres in vitro para medir la capacidad de resistencia a la incrustación de biofilms de Proteus mirabilis. Los catéteres incluidos fueron de silicona, teflón, hidrogel y látex con hidrogel de plata. Ninguno de los catéteres, incluyendo los de hidrogel de plata, fue capaz de resistir la incrustación de biofilms de Proteus mirabilis. El mayor desarrollo se produjo en los catéteres de silicona.
Maki en un estudio randomizado, testeó 344 pacientes con catéteres vesicales impregnados con nitrofurazona. La incidencia de IU disminuyó en casi 5 veces durante los primeros 7 días post inserción. Sin embargo, la protección no fue efectiva cuando el catéter duraba más de 7 días o pacientes con cateterización prolongada, ya que se colonizaban con bacterias multirresistentes.

1998

Saint realizó un metaanálisis de ocho estudios clínicos que demostró que los pacientes que utilizaron catéteres urinarios impregnados con plata tuvieron menos episodios de bacteriuria que los no impregnados. El efecto protector fue mayor en pacientes mujeres que en hombres. Esto puede explicar las discrepancias en la literatura que analiza estos estudios. Sin embargo, los autores recomiendan que la interpretación de los mismos sea cautelosa, ya que estos estudios no tuvieron en cuenta la IU sintomática y las metodologías usadas en su realización fueron diferentes.

1999

Saint presentó un trabajo en el cual el uso de catéteres urinarios impregnados en plata disminuía la incidencia de IU sintomática en un 45 % y la incidencia de bacteriemia en un 51 %. Según el mismo se logró un ahorro en costos, de 6,27 dólares por paciente. La conclusión final es la recomendación de usar catéteres urinarios impregnados en plata en pacientes internados que requieran cateterización entre 3 y 7 días.

García presentó un trabajo en el cual logró una reducción en los costos asociados del 7,8 %, considerando 1.500 dólares por cada episodio de IU y 3.517 dólares por bacteriemia. Utilizó catéteres cubiertos con plata, señalando una reducción del 71,4 % de IU y del 50 % para las bacteriemias (16).

CUADRO II
MEDIDAS INEFECTIVAS PARA PREVENIR LA INFECCIÓN URINARIA (16)

MEDIDAS OBSERVACIONES
Uso de dispositivos antireflujo Estudios controlados demostraron que no son efectivos

Cuidados de meato No se pudieron demostrar beneficios a la aplicación diaria de agentes antimicrobianos en forma tópica

Vigilancia bacteriológica de rutina durante el uso o a la remoción de catéter urinario No recomendado

Acidificación de la orina No se demostraron beneficios significativos

Uso de catéteres impregnados en antibióticos

Puede reducir los riesgos de infección cuando el catéter permanece colocado menos de 7 días, pero no hay evidencia significativa para catéteres que permanecen colocados largo tiempo

Irrigación continua

Debe ser evitada a menos que exista un alto riesgo de formación de coágulos sanguíneos

Instilación de antibióticos o antisépticos
en el sistema de drenaje o  bolsa colectora
de orina

El uso de antibióticos puede crear resistencia bacteriana y la excesiva manipulación del catéter y el sistema de drenaje puede introducir bacterias al sistema y aumentar el riesgo de infección

CUADRO III
COLOCACIÓN DE SONDA VESICAL

EQUIPO

1) Sonda vesical estéril, tipo Foley o de silicona (caterismo vesical continuo o permanente), del tamaño adecuado. Neonatología utilizará sondas K 30 o similar.
2) Xylocaína jalea estéril o lubricante estéril
3) Jeringa de 5 cc. o 10 cc. estéril
4) Ampolla de agua destilada estéril
5) Bolsa colectora, con desagote y tubuladura estéril (Tamaño adaptado al paciente: adulto, pediátrico o neonatal)
6) Un par de guantes estériles
7) Compresa fenestrada estéril
8) Gasas estériles (varios paquetes)

ELEMENTOS PARA LA HIGIENE PERINEAL
  • Recipiente con agua limpia y tibia
  • Chata, riñonera o cubeta. (Según la edad del paciente o su estado general)
  • Solución jabonosa antiséptica (es recomendable iodopovidona jabonosa)
  • Solución antiséptica tópica (es recomendable iodopovidona al 10 %)
  • Toallas limpias o gasas grandes limpias
PROCEDIMIENTO

1) Lavado de manos según norma
2) Explicar al paciente y familia, el procedimiento a realizar y en lo posible contar con su colaboración
3) Higiene perineal con agua tibia y solución jabonosa antiséptica
4) En las MUJERES o NIÑAS el lavado se realizará en una sola dirección, de arriba hacia abajo, dos o tres veces, desechando la gasa o apósito en cada pasada.
5) En los VARONES o NIÑOS llevar hacia atrás el prepucio para eliminar las secreciones acumuladas entre el mismo y el glande.
6) Enjuagar bien con agua tibia y secar con toallas limpias.
7) Limpiar el área periuretral suavemente con solución antiséptica y gasas estériles
8) Lavado de manos antiséptico según norma.
9) Colocarse guantes estériles y cubrir la zona genital con una compresa fenestrada estéril o con dos apósitos o gasas grandes estériles
10) Tomar la sonda vesical y probar el balón. Lubricar el extremo proximal con lubricante estéril.
11) En las MUJERES o NIÑAS: con una mano separar los labios menores para visualizar el meato urinario
12) En los VARONES o NIÑOS: con una mano retirar el prepucio sujetando suave pero firmemente el pene, elevándolo perpendicularmente al cuerpo del paciente
13) Proceder a insertar la sonda. Al fluir la orina, insuflar el balón con la cantidad de cc. de agua estéril indicada en la sonda
14) Retirar la compresa fenestrada que cubría la zona perineal y conectar la sonda con la tubuladura de la bolsa colectora.
15) En caso del varón, colocar la piel del prepucio (Excepción: paciente circuncidado)
16) Fijar la sonda vesical
17) Desechar todos los materiales descartables en bolsas plásticas


NOTA:
La descompresión de globo vesical importante, se hará lentamente para evitar repercusión hemodinámica (17)


Paul Beeson señala en su artículo “ La acusación contra la sonda” :

“Ciertamente la sonda es estéril y mediante limpieza del meato urinario se pueden desplazar las bacterias que allí residen. El problema es que la uretra no es estéril ni puede ser esterilizada. Las bacterias son transferidas al interior de la vejiga durante la inserción de la sonda. A veces, la sonda es indispensable para el tratamiento y existen muy buenas indicaciones para usarla.
Sin embargo, esta decisión debe tomarse con el conocimiento de que el empleo de la sonda urinaria entraña riesgos de producir una enfermedad grave, tal vez difícil de tratar” (1)